Bolsonaro sabía que a Manaos le quedaban 10 días de oxígeno, pero decidió no actuar.